El Reglamento de Legalizaciones Digitales del Colegio de Traductores Públicos de Río Negro tiene por objeto proteger la seguridad jurídica de los traductores que firman traducciones públicas digitales y de las instituciones o terceros que reciban esas traducciones. Este Reglamento complementa al Reglamento de Legalizaciones ológrafas vigente desde la creación de este Colegio.

Artículo 1

Los documentos digitales firmados en forma digital en las condiciones que establecen la Ley 25 506 y este reglamento, tendrán la misma validez legal que los documentos firmados en soporte papel conforme lo previsto por el Código Civil, la Ley 4003 y sus disposiciones reglamentarias.

Artículo 2

A estos efectos se reconocerá únicamente la firma digital que provenga de los certificados digitales emitidos por las autoridades de registro y certificadores licenciados legalmente establecidos y que reúna los requisitos de validez establecidos por el Art. 9 de la Ley 25506 que dispone:

ARTÍCULO 9° — Validez. Una firma digital es válida si cumple con los siguientes requisitos:

  • Haber sido creada durante el período de vigencia del certificado digital válido del firmante;
  • Ser debidamente verificada por la referencia a los datos de verificación de firma digital indicados en dicho certificado según el procedimiento de verificación correspondiente;
  • Que dicho certificado haya sido emitido o reconocido, según el artículo 16 de la presente, por un certificador licenciado”.

 

Artículo 3

El Colegio de Traductores Públicos de la Provincia de Río Negro, único organismo con potestad para ejercer el gobierno y el control de la matrícula profesional en el ámbito de la Provincia de Río Negro, conforme lo establece la Ley Provincial 4003, legalizará las firmas digitales de los traductores públicos inscriptos en él y cuyas matrículas estén vigentes.

Artículo 4

El Colegio establecerá oportunamente el arancel para la legalización de la firma digital, que deberá actualizarse periódicamente mediante resolución de la Comisión Directiva.

Artículo 5

Los traductores públicos están obligados a obtener por su cuenta el correspondiente certificado digital con el medio elegido y cumplir estrictamente con las obligaciones previstas en el artículo 25 de la ley 25506 que se transcribe a continuación:

Obligaciones del titular del certificado digital. Son obligaciones del titular de un certificado digital:

  1. a) Mantener el control exclusivo de sus datos de creación de firma digital, no compartirlos, e impedir su divulgación;
  2. b) Utilizar un dispositivo de creación de firma digital técnicamente confiable;
  3. c) Solicitar la revocación de su certificado al certificador licenciado ante cualquier circunstancia que pueda haber comprometido la privacidad de sus datos de creación de firma;
  4. d) Informar sin demora al certificador licenciado el cambio de alguno de los datos contenidos en el certificado digital que hubiera sido objeto de verificación”.
Artículo 6

A través de la legalización, el CTPRN certifica que la firma digital inserta en un documento meta (traducción pública, dictamen profesional o ratificación) corresponde a un matriculado en ejercicio de la profesión y que el documento se presenta conforme a las formalidades establecidas en este Reglamento. En ningún caso el CTPRN se expedirá sobre el contenido del documento fuente ni del documento firmado digitalmente por el traductor público.

Artículo 7

A los efectos del presente Reglamento, se entiende por traducción pública aquella traducción de un documento de un idioma extranjero al nacional y la del idioma nacional a uno extranjero firmada digitalmente por traductor público matriculado en el idioma extranjero en cuestión, en estricto cumplimiento de las formalidades establecidas en este Reglamento.

Artículo 8

A los efectos de este Reglamento, se entiende por dictamen profesional el informe técnico elaborado por el matriculado, que lleva su firma digital. El dictamen profesional deberá estar encabezado por la palabra DICTAMEN en idioma nacional y la fórmula de cierre se ajustará a los principios enunciados en el artículo 13 de este Reglamento.

Artículo 9

A los efectos de este Reglamento, se entiende por ratificación el acto por el cual el matriculado, mediante su firma digital, asume la responsabilidad de la traducción realizada por un matriculado fallecido, una vez transcurrido el plazo de dos (2) años contados a partir del fallecimiento. El acto de ratificación también comprende la ratificación por el matriculado de una traducción de su autoría. La ratificación deberá estar encabezada por la palabra RATIFICACIÓN en idioma nacional y la fórmula de cierre se ajustará a los principios enunciados en el artículo 13 de este Reglamento.

Artículo 10

La traducción pública con firma digital deberá estar precedida por el documento fuente y encabezada por el término TRADUCCIÓN PÚBLICA en idioma nacional. Si el documento fuente fuera un documento digitalizado sin firma digital, ambos documentos, en formato PDF, deberán ser enviados en un solo archivo, en el cual aparezca en primer lugar el documento fuente, y luego la traducción. Si el documento fuera un documento digital con firma digital, se embeberá el documento fuente en el documento PDF de la Traducción Pública que luego será firmada digitalmente por el profesional interviniente. El texto de la traducción no debe contener espacios en blanco. Quedan exceptuadas de este último requisito las traducciones en las que fuere conveniente o necesario respetar la diagramación del documento fuente debido a sus características particulares, como tablas, gráficos, cuadros o imágenes. Las páginas de la traducción a legalizar deben estar numeradas.

Se entiende por documento fuente el establecido en el Artículo 11 de la Ley de Firma digital que se transcribe a continuación:

ARTICULO 11. — Original. Los documentos electrónicos firmados digitalmente y los reproducidos en formato digital firmados digitalmente a partir de originales de primera generación en cualquier otro soporte, también serán considerados originales y poseen, como consecuencia de ello, valor probatorio como tales, según los procedimientos que determine la reglamentación”.

Artículo 11

En principio, todo documento deberá traducirse íntegramente. De no ser así, o en el caso de que un documento fuente fuera redactado en dos o más idiomas extranjeros, en la fórmula de cierre deberá aclararse que la traducción realizada corresponde a las partes pertinentes.

Artículo 12

Si el documento fuente estuviera redactado en dos o más idiomas y exigiera la intervención de más de un traductor público, las traducciones deberán ser presentadas en documentos meta separados, cada uno deberá estar precedido por el documento fuente original, ambos en formato digital en PDF, y en la fórmula de cierre deberá aclararse que la traducción realizada corresponde a las partes pertinentes, con los demás requisitos previstos en el Art. 13 de este Reglamento.

Artículo 13

La traducción deberá finalizar con la fórmula de cierre, que indique el idioma del documento fuente, el idioma al cual se tradujo, el número de páginas de las que consta, nombre completo y número de matrícula, T° y F° del Traductor Público interviniente el lugar y la fecha de la traducción y aclaración en la que conste que el documento fue firmado digitalmente. En el caso de la traducción a un idioma extranjero, la fórmula de cierre deberá redactarse en ambos idiomas; primero, en el idioma extranjero y, por último, en el idioma nacional. Entre ambas fórmulas, se puede insertar la aclaración, en el idioma extranjero, de que la fórmula de cierre en idioma nacional que consta a continuación se incluye exclusivamente a los efectos de la correspondiente legalización por el CTPRN. Si el documento meta es un dictamen o una ratificación, en la fórmula de cierre deberán constar solamente el lugar y la fecha de la intervención profesional.

Artículo 14

El trámite de legalización consiste en la verificación de la validez y vigencia del certificado de firma digital, la verificación de la vigencia de la matrícula del profesional actuante y el control formal de la documentación presentada conforme a las formalidades establecidas en el presente Reglamento. Finalizado este procedimiento, se firmará digitalmente la legalización. Si la legalización estuviera aprobada, se envía el archivo ya legalizado y firmado exclusivamente al matriculado que realizó la gestión Una vez descargado, este documento podrá verificarse por correo electrónico a la casilla designada para tal fin por el CTPRN, o por cualquier otro medio que se encuentre vigente, ya sea por correo electrónico, mediante una base de datos o en el sitio web del CTPRN. Para constatar la validez del documento firmado digitalmente, cualquier persona que tenga el documento en su poder podrá enviar por correo electrónico el documento para recibir una notificación de validez por parte del CTPRN, o enviar el documento por cualquier otro medio de validación vigente dispuesto por el CTPRN, para constatar que el documento ha sido legalizado por el CTPRN y que los datos del traductor interviniente son válidos.

Artículo 15

No se legalizará la firma digital de los traductores públicos que estén en mora en el pago de dos (2) cuotas anuales o más, hasta tanto regularicen su situación. El incumplimiento en el pago de más de dos (2) cuotas anuales se presume como abandono del ejercicio profesional.

Artículo 16

No se legalizará la firma digital de los traductores públicos que hayan sido suspendidos en la matrícula mediante resolución firme.

Artículo 17

No se legalizará la firma digital de traductores públicos fallecidos, una vez transcurridos dos (2) años del fallecimiento, salvo por orden judicial.

Artículo 18

Si el CTPRN observa un documento meta y no legaliza la firma digital del traductor público, se notificará que el documento fue “rechazado” y se incluirá una nota con el motivo de rechazo. Ante un rechazo, el traductor podrá volver a enviar o cargar el documento subsanado para comenzar nuevamente el procedimiento de validación de su firma digital y así obtener la correspondiente legalización sin cargo adicional.

Artículo 19

Si el CTPRN no legaliza un documento meta firmado digitalmente por un motivo no previsto en este Reglamento, el traductor público firmante podrá solicitar su reconsideración a la Comisión Directiva, que se expedirá sobre el particular mediante resolución simple.

Artículo 20

No se legalizarán traducciones que comprendan más de un documento fuente cuando éste revista el carácter de instrumento público. Se exceptúan de esta limitación los expedientes judiciales o los emanados de otras autoridades que se incluyan dentro de la enunciación de instrumentos públicos efectuada por el Código Civil.

Artículo 21

El CTPRN generará un reservorio digital conforme al artículo 12 de la Ley de Firma Digital.

Artículo 22

El CTPRN se reserva el derecho de legalizar digitalmente legalizaciones ológrafas digitalizadas por Traductores Públicos matriculados que no cuenten con firma digital, únicamente para la presentación de traducciones de documentación al idioma extranjero que requiera la segunda apostilla sobre la firma del Colegio ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, y previa aprobación de la Comisión Directiva, que deliberará la procedencia  de tal procedimiento en cada caso en particular. La decisión de no hacer lugar a un pedido de legalización digital de legalizaciones ológrafas digitalizadas será definitiva y no podrá recurrirse.

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt